La semana pasada, el cantautor visitó la ciudad en el marco del Día de la Lealtad Peronista, y aprovechó la ocasión para recorrer el imponente estudio de grabación. De la mano de Anabella Lucero, Heredia hizo una recorrida por su vida personal, vivencias y trayectoria profesional en una entrevista exclusiva. 

Casa de La Musica - Dia de la Lealtad Peronista

El reconocido y multipremiado artista, nacido en el barrio porteño de Monserrat, se mostró sorprendido y maravillado por la infraestructura y equipamiento de alto nivel del complejo musical, y también recordó algunos momentos de su vida como de su filosofía política.

Es así que al momento de hablar de sus composiciones, el cantante comentó: “Soy un cantautor que compone música muy sentida, ya que mis letras y melodías tienen que ver con mis afectos más especiales como la solidaridad”. Sobre sus inicios agregó: “Empecé muy chico, cuando tenía 5 años y le grabé, en un disco de acetato, un tema llamado ‘Camino del indio’, de Atahualpa Yupanqui, como regalo a mi padre”.

Sobre su primera canción y el consecuente éxito posterior, Heredia detalló: “Mi primera composición y letra fue la de una zamba que hice a los 15 años y la estrené, nada más y nada menos, en el Festival Nacional de Doma y Folklore de Cosquín, en 1967, donde gané el Premio ‘Revelación’. A los 19 años iba perfeccionándome y grabé ‘Gritando esperanza’, en 1968, luego de ganar el prestigioso e histórico certamen cordobés”.

Con respecto a sus grandes temas, Víctor dijo que “con el ‘Viejo Matías’ superamos el medio millón de placas y conquistamos una parte de América, teniendo en cuenta que los mensajes eran de pobreza y marginalidad. Después de eso, varias tuvieron una fuerte repercusión como ‘Informe de situación’, que salió un año antes de la caída de la dictadura en 1982, ‘Aquellos soldados de plomo’, ‘Todavía cantamos’ y ‘Dulce Daniela’, entre otras, pero esta última de especial importancia para mí, por tratarse de mi hija”.

En cuanto a cómo transitó la etapa de la dictadura militar, el músico recordó: “Viví la dictadura con mucho dolor, con una hermana, un cuñado desaparecidos y un padre muerto de tristeza. Recuerdo que yo estaba marcado en la lista de la Triple A, amenazado de muerte, lo que me llevó a exiliarme en España en dos oportunidades, en el ’78 y ’80. Fueron años muy crueles para mí y para varias personas. Y, sin duda, ‘Todavía cantamos’ me toca en lo personal y también golpea al colectivo social que transitó por las mismas circunstancias”.

Al ser consultado por su visión de la política, el talentoso declaró: “Me gusta la honestidad y la ética en la función política, sobre todo cuando hay demostración de interés verdadero por el entorno social”.

Además, y ya en términos musicales, describió de Casa de la Música que “utilizar este lugar como herramienta para fomentar y movilizar la posibilidad artística de los jóvenes es primordial y se convierte en un hecho extraordinario. Ellos deben defender su vocación, porque es lo que indica el camino y el sueño por el que hay que luchar”.

Por último, esta figura referente del plano nacional y multifácetico se refirió a la Argentina: “Defino mi país como una madre. Es donde nací, crecí, maduré y por el que siento que tengo pelear”.

1° parte del especial “Exclusiva con Víctor Heredia en Casa de la Música”

 

 2° parte del especial “Exclusiva con Víctor Heredia en Casa de la Música”

 

Nota, foto y video: Prensa Complejo “Molino Fénix”.

Administración Web: Damián Villarreal.