Así lo confesó Fabricio Rodríguez, revelación de Jesús María y uno de los músicos más relevantes del momento, que cerró el primer festival “Guitarreando en el Molino”, que se llevó a cabo este sábado por la noche en el predio ubicado en la zona Estación de Villa Mercedes.

“Conocí a la Casa de la Música y a sus estudios en 2010, cuando participé en la grabación de ‘Revolución’, de Abel Pintos –comentó-, y desde entonces sé de la calidad y nivel de este lugar. Además, la gente que hoy trabaja aquí tiene mucha energía y hacen las cosas bien. Por otra parte, estaba preparando la grabación de varios temas que sólo hacemos en vivo, y en esta visita todos los planes cambiaron, porque ya estoy considerando volver a Villa Mercedes para hacerlo aquí. La Casa de la Música tiene muchas ventajas, entre ellas la comodidad y la tranquilidad, pues para grabar en Buenos Aires o en el mismo Córdoba siempre hay que salir una hora y media antes y es mucho el movimiento, mientras que aquí es muy tranquilo y a la vez hay mucha recreación, lo que permite descansar. Ojalá podamos volver antes de fin de año porque nos sentimos muy cómodos, como en nuestra ciudad (Villa María, Córdoba)”.

El fuerte de este músico es la armónica, “un instrumento muy completo que se puede usar en géneros muy diversos, como tango folclore, rock, blues y hasta en la música celta”, pero también ha sido destacado como cantante, guitarrista y compositor, lo que llevó a la Casa de la Música a invitarlo para dictar una clínica, que se llevó a cabo el sábado por la tarde. “En mis comienzos escribí algunos libros para editorial Melos sobre métodos para armónica, pero hacía mucho que no hacía ese tipo de actividades, ya que me entusiasma más estar en el escenario, pero di una charla en la que conté mis experiencias y mis errores con un grupo de unas treinta personas con las que pasamos dos horas muy lindas; la pasamos bien”.

“La última vez que hicimos un disco fue hace dos años en los estudios de Alejandro Lerner –añadió-, por lo que ya estamos despidiendo ese material y es el momento de mostrar canciones nuevas, que hacemos en vivo pero que no están grabadas. Ahora se estila ir subiendo material de a poco, y si bien la idea era grabar en Buenos Aires, hoy cambiaron todos los planes y nos gustaría volver para trabajar aquí”.